We are here 2.
La creación contemporánea en Málaga

*Exposición para la Sociedad Económica Amigos del País de Málaga.

La creación artística es inherente al ser humano. La presente exposición pretende seguir indagando en la creación actual de artistas malagueños, estableciendo un diálogo entre ellos, un diálogo entre técnicas, estilos y generaciones, que nos ofrecen una mirada, una reflexión, sobre aspectos relevantes en la sociedad actual que incluyen el espacio urbano, la dificultad del lenguaje, la libertad y el impulso creativo, que a pesar de la digitalización se mantiene individualizada, sin la cual estaríamos siempre ante las mismas representaciones sin percibir nada nuevo.

Supone el reflejo de la cultura de un pueblo, es por ello por lo que tenemos que seguir poniendo el ojo en el arte emergente, y en especial al de proximidad, artistas malagueños o afincados en la ciudad de Málaga, que representan la creación más actual, donde encontramos más libertad de movimientos, más tolerancia hacia las propuestas inesperadas, inusuales, insólitas o extravagantes. La experiencia del arte emergente en el siglo XXI es una multiplicidad ilimitada, en la que toda suerte de experiencias disímiles se ven atravesadas por un mismo espíritu que anima una concepción heterogénea del arte. Esta muestra plantea el cruce entre los distintos creadores, donde se mezclan generaciones, técnicas y maneras de pensar distintas, pero con la mirada puesta en la creación malagueña, una reivindicación de que su obra pueda ser contemplada por el gran público, la reivindicación de lo local, del arte que no entiende de reglas, que no busca agradar sino provocar. Una muestra multidisciplinar, en la que no podemos hablar de corrientes o colectivos artísticos, cada artista mantiene su individualidad, sabiendo aprovechar los contenidos académicos adquiridos (en su mayoría provienen de la Facultad de Bellas Artes) pero evolucionándolo a un lenguaje propio, si bien podemos decir que comparten los rasgos del artista-creador, autonomía (libertad), actividad, la curiosidad… enfrentarse a un imposible, plasmar en real lo imaginado.

El arte más academicista podemos verlo en la obra de Juan Manuel Rodríguez, con sus lienzos de gran formato en el que representa personajes masculinos con fondos neutros, individuos que no interaccionan con el espectador pero si nos permiten percibir su malestar. Un arte académico que se ve contrapuesto con el arte urbano o grafiti y pintura mural de Dreucol, una obra que gira en torno al arte público y sus problemáticas, una denuncia social, que traslada desde las calles al interior de un espacio museístico.

Otro artista urbano que traslada su obra al interior es Darko, que mediante el ensamblaje da una nueva vida a objetos a priori no artísticos convirtiéndose en un lienzo para sus formas geométricas. El círculo que desde hace tiempo le acompaña en su trabajo, un elemento que también podemos encontrar en la obra de Mimi Ripoll, unas obras circulares que combinan tamaños y colores en perfecto equilibrio, que caminan entre lo dimensional y tridimensional, o lo pictórico y lo escultórico, como es el caso de la obra de Pablo Mercado, que nos muestra unas obras sutiles en la que el propio lienzo y la propia materia se convierten en la obra por sí misma.

 

Delia Boyano nos relata una historia del individuo desplazado del siglo XXI, a través del folclore y la tradición, a través del bordado. El trabajo del telar ligado casi siempre a la mujeres, una figura femenina que encontramos en la obra de Rocío Verdejo, que se muestra en interiores, con sombras y luces, naturaleza fingida o real, pero una necesidad de conectarse con ella. Una naturaleza real que encontramos en las fotografías de Noelia García Bandera, donde mediante el uso de la red juega con el espectador, un juego de una naturaleza fingida que vemos en la pintura de Javier Valverde, quien nos plantea un movimiento fijo dentro de la obra, un viaje de ida y vuelta, simbolizando el paso del tiempo y lo fugaz de una vida que se acaba.

 

En definitiva se plantea un diálogo entre los distintos creadores, unos lenguajes que dialogan unos con otros y que a veces se contraponen, pero siempre necesario, que nos dice de donde venimos y, sobre todo, donde estamos.

Luis Reyes Hurtado
Comisario de la exposición